Fimic Srl
languages
down

Fimic Laboratorio

Si la malla de filtro manual es cambiada con mucha frecuencia, el costo anual puede ser considerable. Si este es el caso, sería interesante considerar un filtro automático.

En realidad, mientras que con los cambiadores de filtro manuales los tamices son cambiados manualmente por el operario cuando se alcanza la presión establecida, algo que puede ocurrir incluso cada minuto, con el filtro automático este proceso es realizado automáticamente, sin necesidad de operario.

En el filtro FIMIC hay un raspador con dos cuchillas que comienza su ciclo cuando la presión en la cámara ha alcanzado el límite, colecta la contaminación atrapada por el tamiz y la guarda en su cavidad. Cuando el raspador se detiene, una válvula, accionada mediante aire o aceite, se abre para descargar los contaminantes.

A diferencia de otros filtros que descargan continuamente mediante un tornillo, el sistema de descarga con válvula de FIMIC permite que el equipo maneje un mayor nivel de contaminación y que descargue únicamente cuando se necesita. De hecho, con este sistema, la descarga toma lugar únicamente cuando la válvula se abre y esto ocurre solo cuando concluye el ciclo de raspado.

El filtro FIMIC hace que la máquina tenga un ciclo de cambio de tamiz más corto en comparación con otros filtros automáticos. El proceso toma cerca de 30 minutos.

Se destacan también los costos operativos. Pasar de un cambiador manual de tamiz a un filtro automático permite ahorrar en los costos de los tamices, lo que aún representa un costo importante en el presupuesto de los clientes.

Por otro lado, una innovación muy importante de la empresa es el laboratorio interno. Desde comienzos de 2015, FIMIC está en capacidad de realizar pruebas al interior de la compañía. La línea es de 125 mm con un FIMIC RAS400 y una capacidad de producción alrededor de 500 kg/h.

Hasta el momento la firma ha estado realizando un promedio de dos pruebas al mes, lo que da a los clientes gran flexibilidad para la organización de sus pruebas.

La necesidad de las pruebas es algo muy reciente. Los clientes ahora necesitan verificar directamente y evaluar con su propio material de tal forma que puedan comprobar la calidad final.

La extrusora es un equipo de monohusillo con ventilación y corte vertical en la matriz. Los resultados de las pruebas han sido muy satisfactorios para los clientes, los cuales están en capacidad de comprender mejor las opciones que tienen a su disposición. Una prueba dura pocas horas y generalmente se abre el filtro para verificar las condiciones del tamiz. La apertura y el cierre toman cerca de 15 minutos (con un RAS400). Usualmente el cliente aporta su experiencia y la empresa colabora para alcanzar la mejor calidad posible.

FIMIC también posee una extrusora de pruebas pequeña para evaluar de manera inmediata la calidad del producto, así esto también puede ser enseguida un tema de discusión en la nueva sala de conferencias de la compañía.